Esperienza di Begoña González Rodríguez

con No hay comentarios

10556459_10202909215027321_714630606199002664_nMi aventura en la Scuola Federico II de Catania comenzaba en junio de 2014. Mi universidad en España (Universidad de Oviedo) me dio la oportunidad de realizar un Erasmus prácticas en esta escuela. La idea me entusiasmó mucho desde el principio ya que iba a poder pasar el verano practicando italiano y conociendo Sicilia.

La bienvenida el primer día en la escuela fue buenísima. María me enseñó la escuela, me presentó al resto de profesores, me explicó en qué consistiría mi trabajo de prácticas y me dio muchos consejos sobre la ciudad.

Los primeros días asistí a sus clases para ver como se enseña el italiano a los extranjeros, donde pude afianzar mis conocimientos gramaticales y lingüísticos del italiano. Las profesoras Gloria, Rossella y Viviana son fantásticas y unas excelentes profesionales que saben cómo hacer las clases amenas y divertidas. Gracias a ellas todos los estudiantes se marchaban de la escuela con un buenísimo nivel de italiano y evidentemente contentísimos con su experiencia en la escuela y en Catania. De hecho el ambiente de la escuela es siempre relajado y divertido, te sientes como si estuvieras en tu propia casa.

Por otro lado no puedo olvidarme de las actividades culturales que se realizaban cada tarde, las cuales complementan la enseñanza del italiano ya que en su mayoría estaban relacionadas con aspectos de la cultura italiana, la literatura, la música… . Otras estaban enfocadas en el descubrimiento de la ciudad de Catania y de la cultura Siciliana y sobre todo las espectaculares lecciones de cocina italiana que se realizaban cada tarde-noche y terminaban siendo una divertida cena donde todos los estudiantes podían conocerse mejor, evidentemente en esas cenas aprendíamos mucho unos de otros mientras cocinábamos deliciosas recetas de pasta y donde también pude conocer mejor a estudiantes de todo el mundo y también a los divertidísimos directores de la escuela Gaetano y Daniele, los cuales siempre estaban dispuestos a ayudar en todo lo posible y eran muy simpáticos y amables.

A parte de la asistencia y apoyo de las clases, mis prácticas también consistieron en fomentar la cultura italiana en el extranjero, ayudar con la página web y las redes sociales, realizar traducciones en diversas lenguas (trabajo que me encantaba realizar porque me ayudó mucho a conocer muchos aspectos de la lengua italiana y también comprobar sus diferencias con mi lengua materna, el español.

Otra de las actividades fabulosas del verano fue la de acompañar a los estudiantes al mar y a la playa. Era una actividad que hacíamos generalmente 2-3 días por semana y donde pude hacer muchos amigos de la escuela. Al medio día después de comer un arancino, una cipollina o una scacciata acompañado de una spremutta di arancie o un mandarino al limone poníamos rumbo a uno de los lidos de la playa de Catania con el fin de pasar una entretenida tarde de playa. Entre momentos de tomar el sol y continuos baños en las cálidas aguas del Jónico para poder aliviar el calor pasábamos divertidísimas tardes donde el tiempo parece estancarse mientras miras las minúsculas olas golpear la orilla. En algunas ocasiones esperábamos la puesta de sol y nos dábamos el último baño para regresar al centro de la ciudad, ciudad que como pude comprobar nunca duerme o duerme poco.

En definitiva mi experiencia de 3 meses con la escuela no pudo ser mejor. Después de 3 meses en Catania y ahora ya de vuelta a Asturias, cada día recuerdo mis momentos en la ciudad y en la escuela. Il mercato, i cannoli, le granite, il cibo…tutto è stato meraviglioso!!! No tengo palabras para describir lo bien que me he sentido en la escuela y en la ciudad, no tengo nada malo que decir, lo único malo después de tres meses fue coger el avión de vuelta a Asturias y dejar tantos recuerdos, tantos amigos, tantas cosas buenas en un lugar tan especial que jamás imaginé que podría haberme hecho sentir tan bien. He vuelto a España con una maleta enorme cargada de suvenires y productos típicos pero ¿qué hago con las cosas que no he podido meter en la maleta? Esas cosas que no son materiales y que el dinero no puede comprar se quedarán para siempre en mi recuerdo y no puedo terminar esto sin decir: Catania ci vediamo presto!!!! scuola non vi dimenticherò mai!!!!!

BEGOÑA GONZÁLEZ RODRÍGUEZ

Share