liotru_symbol_of_the_city

Catania – La ciudad

“Catania es la ciudad más efervescente, moderna, con miras al futuro, hermana de la más tradicional Palermo. Sus construcciones de piedra son espectaculares en contraste con el cielo azul, sus plazas y calles son amplias y atractivas, y cuando llega la noche, se llenan de estudiantes que se lo pasan muy bien en los miles de bares y clubs”. Lonely Planet Sicily Guide

Catania es la segunda ciudad más grande e importante de Sicilia, solo superada por Palermo. En el año 2002, la Unesco declaró a Catania como patrimonio histórico de la humanidad y actualmente muchos de sus monumentos están siendo restaurados para llevarlos a su antiguo esplendor.

Se extiende a los pies del volcán Etna y está representada por el símbolo del Elefante enano que en el pasado formaba parte de la fauna de la isla y del cual hoy día se puede admirar la estatua, la Fontana dell’Elefante, en una de las plazas más famosas de la ciudad. Su posición geográfica en uno de los rincones más atractivos del mundo le permite aprovechar de un clima templado y un mar azul cristalino, favoreciendo la vida fuera y ofreciendo un ritmo de vida tranquilo que es placentero y estimulante a la vez.

La historia

 

Tras las invasiones bárbaras Bizancio dominó la ciudad, sin que podamos constatar con vestigios físicos dicho periodo. Con posterioridad los árabes fomentarán el desarrollo de nuevas técnicas agrícolas y cutivos exportados a Sicilia, convirtiendo Catania en un gran centro económico en la isla sobre el que el emir de Catania catalizará su poder político.

Catania es una de las ciudades más pintorescas de Italia y ofrece una gran variedad de monumentos y atracciones interesantes para visitar. Catania ha sido ciudad griega, romana, bizantina, árabe, normanda, borbónica, sueva, angevina, aragonesa, española y por supuesto italiana: por lo tanto su historia es un amalgama de todas las civilizaciones que han dejado una impronta profunda en Sicilia. Es sede de la primera universidad de Sicilia, fundada en 1434 por Alfonso V de Aragón.

Catania para ver

Las iglesias más importantes:

La catedral de Catania y la capilla de Santa Ágata

La Catedral de Catania está ubicada en el centro de la ciudad, en la Piazza del Duomo. Destaca como una auténtica joya del barroco italiano, rica en ornamentos y ritmo estético. Está consagrada a la veneración de Santa Agata, la joven virgen que según la tradición cristiana fue sometida a grandes martirios por el cónsul romano, y sacrificó su vida antes que renunciar a su fe. Iniciada en el siglo XI (1078-1093) por el rey normando Roger II sobre las bases de unas termas romanas. El aspecto externo es obra de la restauración del arquitecto Vaccarini quién tras el terremoto de 1693 proyecta el conjunto de la Plaza del Duomo, con el Palacio de los Elefantes (actual ayuntamiento), el Duomo de Catania, el palacio del Seminario de los clérigos, y en el centro la fuente del elefante, Liotru). Dentro de la iglesia hallamos la capilla de Santa Ágata, el lugar más venerado de la catedral y donde es normal encontrar feligreses postrados, asidos a la verja, orando a la Santa. En un portal a la izquierda se encuentran los tesoros de Santa Ágata, con el arca gótica que contiene sus reliquias y el conocido busto de plata obra de Giovanni di Bartolo. Sin embargo estas piezas sólo se pueden visitar en los dias festivos de la patrona entre el 3 y el 5 de Febrero.

La iglesia de San Giuliano

La iglesia de San Giuliano fue diseñada y construida por Vaccarini en torno a 1760. Se encuentra de pie frente al antiguo Colegio de los Jesuitas y se considera un muy notable ejemplo de arquitectura barroca. Es una de las Iglesias más atractivas de la ciudad, con una magnífica cúpula encerrada en una galería abierta poligonal. El interior está lleno de decoración de mármol y tiene un hermoso altar de bronce dorado.

Iglesia de San Nicolò y Monasterio de los Benedictinos

La gigantesca iglesia de San Nicolò (es la más grande de Sicilia) empezó a construirse en 1687 según el diseño de G.B. Contini. Se encuentra sobre una colina dominando toda la ciudad. Tras el terremoto de 1693 que desoló la ciudad, diversos arquitectos, entre ellos Francesco Battaglia y Stefano Ittar – este último realizó la cúpula de 62 metros – reprendieron la tarea hasta 1796, aunque la fachada y las columnas aun están inconclusas debido a problemas técnicos según algunas fuentes y a la falta de patrocinio según otras.
El monasterio se remonta al 1558, se levanta a la izquierda del templo, y es el tercero por extensión en Europa tras el del Escorial y el de Mafra en Portugal. El viajero advierte una sensación de solemnidad y riqueza intelectual cuando traspasa sus pasillos repletos de estudiantes de la universidad de Letras y Filosofía de Catania. Nada más entrar en la Plaza Dante la exuberancia de las fachadas y balcones barrocos ricamente ornamentados con máscaras, y caras horrendas harán las delicias de los ojos ávidos del turista. No en vano, los mejores arquitectos barrocos pusieron su conocimiento en la reconstrucción del monasterio tras el terremoto de 1693. La piedra blanca de los ornamentos contrasta con la piedra lávica de los muros. En el interior organizado en torno a dos claustros sobre los cuatro planeados originariamente, encontramos suntuosas escaleras que acceden a las dependencias del abad, las celdas de reposo de los monjes, y los pasillos. La biblioteca, una de las más ricas de Italia con la sala Vaccarini, conserva volúmenes centenarios, y joyas de los escribanos medievales de diferentes culturas.

 

Los sitios más importantes

La Via dei Crociferi

La Via dei Crociferi se construyó después del terremoto de 1693 y recibe su nombre de la Iglesia de San Camilo dei fontana_amenanoPadres Crociferi sólo al final del camino. Incluso antes del terremoto esta antigua carretera fue donde las más poderosas familias construyeron sus edificios e iglesias y pronto se convirtió en el centro de la ciudad. A lo largo de esta carretera se encuentra, el Arco de San Benedetto, las delicias de grandes y pequeñas abadías, la Iglesia de San Benedetto, la Iglesia de San Francesco Borgia, el Colegio de los Jesuitas, la iglesia de San Giuliano y el Convento de los Padres Crutched.

Via Etnea

La avenida más ilustre de Catania es la Vía Etnea, que se pierde en la distancia hasta encontrarse con otras arterias que nos pueden llevar hasta la cima del volcán Etna. Esta vía ha sido ampliada recientemente utilizando enormes bloques de piedra lávica y convertida ahora en un gran boulevard, aquí se encuentran tiendas, restaurantes, el Parque Bellini, el anfiteatro romano, instituciones bancarias, sedes diplomáticas y oficinas de gobierno. Nace después del terremoto de 1693 por voluntad del Duque de Uzeda. Comienza en la plaza del Duomo y se dirige hacia el Norte siempre en dirección al Etna. Originariamente el tramo de la vía acababa en la Plaza Stesicoro donde se ubicaba la entrada a la ciudad (Puerta Aci). En los siglos posteriores, con la ampliación del tejido urbano se hace necesaria su prolongación hasta llegar a cubrir los 3 Km. Aunque inicialmente el estilo predominante era el barroco, pronto se pierde la homogeneidad arquitectónica.

U liotru. Fuente del elefante

 

 

Construido por un proyecto del arquitecto militar Ricardo de Lentini, originalmente sobre una colina que se
levantaba sobre el mar, al sur del puerto de Catania. El castillo comenzó a construirse a finales de 1239 y comienzos del 1240 y fue concluido en el 1250, bajo orden de Federico II para defender la ciudad de los asaltos navales. Durante la conquista aragonesa y el mandato de los Virreyes se convierte en residencia real, celebrándose el primer Parlamento Siciliano en sus habitaciones. Ocasionalmente fue utilizado como cárcel en el siglo XVI (todavía se conservan grafitis de los presos). En 1934 es restaurado por el Comune de Catania que lo adquiere, convirtiéndose en sede de manifestaciones culturales y exposiciones arqueológicas de época medieval y moderna. Actualmente es la sede del Museo Comunal. Se conservan 8043 piezas entre el repertorio arqueológico, con epígrafes, monedas, esculturas, pinturas, columnas, sarcófagos griegos, mosaicos, que son resultado de las excavaciones realizadas en toda la provincia.

Teatro Massimo Bellini

El Teatro Massimo Bellini es otra pieza importante del patrimonio arquitectónico de Catania. Construido sobre el belliniproyecto del arquitecto milanés Carlo Sada fue inaugurado en 1890. Por su escenario ha visto pasar a los mejores cantantes de ópera del siglo XX y se han representado todas las obras maestras de la música clásica. Poseedor de una gran acústica, el diseño del Teatro Massimo Vincenzo Bellini tiene influencias del estilo Segundo Imperio impuesto por Charles Garnier, arquitecto de la Opera de París y del Casino de Monte Carlo. Su inauguración en 1890, escenificó la legendaria obra de Vincenzo Bellini, Norma.

Teatros

La tradición teatral de Catania tiene orígenes muy antiguos y forma parte de su cultura: en la ciudad existen unos 25 teatros activos, cada uno especializado en un concreto tipo de representaciones, como “opera dei pupi” (teatro de títeres y marionetas) u ópera lírica, ballet o tragedias griegas, teatro clásico o experimental. El teatro de más abolengo es sin duda el Teatro Bellini, inaugurado en 1890 con la famosa “Norma” de Bellini. Le siguen el Metropolitan, el Verga, el Musco, el Teatro Club, el Piccolo Teatro, el Nuovo Teatro, el Teatro della Città, el Piscator, el Teatro degli Specchi, el Teatro Stabile dell’Opera dei Pupi y muchos otros.

El Museo Emilio Greco

El Museo Emilio Greco en Catania tiene expuesta una colección de las pinturas al óleo y grabados por el artista siciliano Emilio Greco (1913 a 1995). Él es más conocido por sus desnudos formas abstractas, pero quizás ha recibido más elogios por su trabajo en lugares como Nueva York y Tokio que en su país natal. La galería que es un lugar muy impresionante, está en el segundo piso del edificio y más grande que cualquiera de los Bellini o la Verga museo.

La casa de Giovanni Verga

La casa de Giovanni Verga es un edificio del siglo XVIII, donde el escritor pasó muchos años de su vida hasta su muerte en 1922. Hoy es el hogar del Museo Regional y ha mantenido prácticamente la casa tal como era cuando el escritor vivía allí. Muchos elementos de mobiliario y objetos se han añadido de su casa en Milán. La biblioteca tiene alrededor de 3000 libros pertenecientes al escritor, que pueden ser utilizados previa solicitud, y ofrece la oportunidad única de navegar a través de algunas obras literarias de autores como Capuana, D’Annunzio y Deledda, Tolstoy, Gorky, Flaubert y Dumas.

El Museo Civico Bellini

El museo está ubicado en el segundo piso de un apartamento, donde el compositor Vincenzo Bellini nació en el año 1801. Entre sus obras màs famosas se incluyen La Straniera, Sonnambula, Norma, I Puritani e i Cavalieri. Los visitantes pueden ver los folios originales de sus óperas, su máscara de la muerte, también el ataúd en el que su cuerpo fue trasladado de vuelta a Catania en 1876 desde su lugar original de entierro, cerca de París.

El Palazzo Biscari

El Palazzo Biscari construido después del terremoto de 1693 se dice que es el edificio secular más impresionante en Catania. Ignazio Biscari por el que el Palazzo fue nombrado era un hombre con una pasión por el arte, la literatura y la arqueología. Él ha promovido numerosas excavaciones en la zona y ha trabajado por este museo de arqueología dentro del edificio. Hay una rica colección de figuras, volutas, querubines y racimos en el ala Sur del Palacio, con las principales salas de recepción en el primer piso. En la parte de atrás hay un hermoso salón con frescos de Sebastiano Lo Monaco, enriquecido con estucos.

La fiesta religiosa más importante:

Fiesta de Santa Ágata

s.agataEn febrero Catania celebra la Fiesta de Santa Ágata, protectora de la ciudad, durante tres días: 3, 4 y 5 de Febrero. El primer día está dedicado a la ofrenda de las candelas, cada hermandad ofrece una gigantesca “candelora”, que con esfuerzo es llevada en procesión: ¡algunas “candelore” alcanzan incluso 1200 kilos! El primer día de festejos concluye con un espectáculo pirotécnico en Piazza del Duomo. El segundo día los habitantes de Catania visten largas túnicas blancas para recordar la histórica noche del 1126, cuando los cataneses salieron de sus casas en camisón para recibir a dos conciudadanos que traían de Constantinopla las reliquias de la Santa. La fiesta continúa con la procesión del busto de Santa Ágata adornado con el espléndido tesoro que se guarda en la homónima Capilla. La procesión, que dura todo el día y atraviesa todo los lugares de la ciudad vinculados al martirio de la santa, termina ya bien entrada la noche, cuando la procesión vuelve a la Catedral. El tercer día de procesión, los claveles rojos del día anterior, que simbolizan el martirio, son sustituidos por otros blancos. El momento más emocionante se vive cuando la procesión pasa por Via di San Giuliano: esta calle, una peligrosa pendiente, es considerada una prueba de coraje para los fieles a la Santa. Cuando esta procesión finaliza y la comitiva entra en la Capilla, la fiesta concluye definitivamente con el último espectáculo pirotécnico, dejando a los agotados pero contentos de haber homenajeado a su santa patrona.

 

 

 

Share